Cosas saber antes hacerte un tatuaje y después

Como concepto general, los tatuajes son modificaciones temporales o permanentes del color de la piel, que para su elaboración requiere pigmentos y utensilios que permitan inyectar la tinta bajo la epidermis de las personas, ya sea en forma de dibujo, figura o texto.

Sin embargo, para algunos los tatuajes significan algo más que marcarse la piel. Detrás de un tatuaje existen muchas horas de reflexión para decidir qué es lo más indicado para representar aquello que deseamos mostrar, qué nos distinguirá en adelante, y demás aspectos que determinarán el resultado final. Por ello, es preciso tener en cuenta algunos consejos para cuidar tu salud y la de tu piel.

Antes de realizarse un tatuaje

1. Investigar el trabajo del tatuador

Una vez decidido el diseño que se desea tener en la piel, es importante averiguar todo lo necesario sobre el lugar donde se realizará el trabajo. Cada detalle es relevante; conocer cuánto tiempo tiene trabajando el artista, si el servicio cuenta con todas las normas de salubridad y los testimonios sobre las experiencias de otros clientes.

Aunque puede parecer un poco exagerado,  se recomienda conocer al máximo el trabajo de la persona que trabajará en tu piel. Contáctala antes de contratar sus servicios.


2. Sé consciente del dolor

Pese a que cada cuerpo reacciona de formas distintas, los tatuajes tienden a causar dolores muy fuertes; sin embargo, no a todos por igual.

Cada persona tiene un umbral distinto del dolor, esto quiere decir que cada individuo tiene una capacidad mayor o menor para tolerar este tipo de sensaciones. También tiene que ver mucho la zona del cuerpo donde se hará el tatuaje. Por ello, si tu tolerancia al dolor es mínima, mejor piénsalo dos veces antes de hacerte uno.

También te puede interesar  Tatuajes pequeños con fechas de cumpleaños


3. Cuida y consiente tu piel

Una de las mayores preocupaciones del ser humano ha sido siempre el cuidado de su piel.  En este sentido, lo más recomendable antes de hacerse un tatuaje es realizar con anticipación una rutina de cuidados para su fortalecimiento.

Existen distintas consideraciones que se deben tener en cuenta como, por ejemplo, cuidados en base a una buena nutrición y productos que contengan las propiedades necesarias tales como la vitamina D, que es fundamental para la salud facial; y el colágeno, la proteína estructural que proporciona resistencia, elasticidad y flexibilidad a nuestra piel. Tener en cuenta este aspecto antes del gran día permitirá lucir el diseño de forma espléndida.

4. Evita el sol

Este consejo se aplica antes y después del tatuaje. Exponerse al sol ocasionará irritabilidad, lo que podría resultar aún más doloroso. Incluso, una vez terminado el trabajo se debe evitar exponerse a los rayos solares para no alterar el proceso de cicatrización, ni dañar la tinta.

Después de realizarse el tatuaje

1. Sigue las instrucciones

El tatuador conoce su trabajo y el tiempo que se debe tener cubierto cada tatuaje. Atiende sus indicaciones cuidadosamente.

2. Evita ir a lugares concurridos

Como el contacto es directamente con la piel, esa zona se queda sensible. En consecuencia, se debe evitar lugares donde haya demasiada gente y rocen esa área del cuerpo.


3. Evita sumergirte en agua

Al ser una herida superficial está expuesta a diversos contaminantes. Se sugiere evitar las piscinas, saunas, mares, entre otros, ya que estos concentran químicos y bacterias. El sudor también irrita la piel y puede propiciar una infección.

También te puede interesar  Tatuajes pequeños del skyline de Londres


4. No consumir alcohol, ni drogas

El alcohol tiene un efecto vasodilatador en el cuerpo, en otras palabras, permite que los vasos sanguíneos irradien más sangre de lo que comúnmente deberían, por lo que complicaría la cicatrización.

5. Hidrata la zona si es necesario

Una vez que el tatuaje esté seco, se aconseja hacer uso de productos para mantener la piel hidratada.